Acné

La piedra de jade lleva utilizándose en Oriente desde el siglo VII para uso medicinal y terapéutico debido a sus propiedades calmantes y estimulantes ya que aporta energía e hidratación.

Los microelementos tanto a baja como a alta temperatura del jade estimulan la piel renovándola por completo y mediante el drenaje linfático que realizamos, activamos la circulación aportando mayor oxígeno a los tejidos y promoviendo la renovación celular en tu piel con unos resultados espectaculares.

El plancton es rico en lípidos y ácidos grasos Omega 3 que estimulan las células cutáneas fortaleciendo la cohesión celular y renovando la barrera protectora. Tiene un alto poder reparador y regenerador y refuerza la tolerancia de la piel al tiempo de aporta nutrientes esenciales, minerales, antioxidantes y vitaminas. Una piel enriquecida en una sesión.

El acné es una afección cutánea muy frecuente en personas de ambos sexos y de todas las edades.

Tras un diagnóstico previo se combinan diferentes técnicas purificantes y calmantes para limpiar el poro obstruido, disminuir la producción de sebo, atacar la bacteria responsable de la producción del acné (P. acnes) y evitar que prolifere.

Una de los tratamientos es la Luz Pulsada (Intense Pulsed Light) ya que llega a las capas más profundas de la piel actuando donde está el origen de la afección.

El resultado es una piel sana, uniforme y luminosa.

El barro purificante enriquecido con altas concentraciones de minerales del Mar Muerto a base de arcilla natural hace que la acción de sus nutrientes naturales, minerales, vitaminas, aminoácidos y enzimas estimulen la producción de colágeno y de nuevas células.

Las propiedades del aloe vera son conocidas por penetrar en las tres capas de la piel expulsando bacterias y los depósitos de grasa que taponan los poros.

Una mascarilla natural que limpia y purifica la piel en profundidad, calma las rojeces, elimina el exceso de grasa, cierra los poros, ayuda a la regeneración celular y previene la aparición de arrugas y los signos de envejecimiento consiguiendo una piel deslumbrante.

Es una técnica natural que estimula la piel en profundidad así como el tejido adiposo y nervioso.

Gracias al estímulo generado por la fricción, percusión y presión de las cañas de bambú, se desencadenan acciones neuronales, circulatorias, celulares y energéticas mejorando la circulación linfática y favoreciendo el drenaje consiguiendo una piel tonificada y jugosa.

Nuestros tratamientos faciales