Masajes faciales

El jade en la medicina oriental se considera una piedra preciosa con efectos beneficiosos sobre la salud.

Gracias a sus microelementos tanto a baja como a alta temperatura generan una disminución en el proceso de envejecimiento y estimulan la piel renovándola y dándole un aspecto relajado, luminoso y juvenil.

La baja temperatura del cristal de jade ayuda a cerrar los poros, a reducir bolsas, ojeras e hinchazón gracias al drenaje linfático. Al activar la circulación de la sangre aporta mayor oxígeno a los tejidos y promueve la renovación celular dando como resultado una piel nueva y joven.