Depilación

Es una técnica procedente de Oriente Medio. La precisión, rapidez y lo indoloro y duradero que resulta ha hecho que sea uno de los métodos de depilación facial más utilizados. No irrita ni daña la piel, tiene efecto peeling y previene la aparición de arrugas. Se utiliza principalmente para depilar el vello facial pero puede ser utilizado para cualquier zona del cuerpo. Es muy utilizado para el diseño de cejas por su gran precisión.

Es un tratamiento de luz pulsada (Intensed Pulsed Light) que provoca un aumento de temperatura en las zonas con más melanina de manera que la raíz acaba quemándose.

Las características de funcionamiento de la luz pulsada hacen que se pueda adaptar a muchos fototipos y condiciones gracias a la longitud de onda variable por lo que puede ser válido tanto para los vellos más oscuros como para los más rubios.

¡Olvídate del vello y apuesta por la depilación definitiva!.

Es el sistema más popular para acabar con el antiestético vello ya que lo va debilitando poco a poco.

Trabajamos con cera caliente y cera tibia en función del tipo de vello y las zonas a depilar.